Las personas suelen hablar, suelen también, no hablar. A veces discuten. Comunicarse en tales estados resulta en un verdadero esparcimiento. Nuestro interlocutor tira una frase que nos ofende, y nosotros respondemos con violencia similar. Improvisamos, dependiendo del rumbo que la conversación vaya tomando. Una charla acalorada, tiende a colocar el ingenio de las personas a…

Share and Enjoy