Noticias Destacadas
“Lady from Shangai”, de Pere Ubu: música bailable “arreglada”

“Lady from Shangai”, de Pere Ubu: música bailable “arreglada”

Pere Ubu
Lady from Shangai
Fire Records

El primer disco de Pere Ubu comienza con un pitido fuera de tono que se diluye lentamente hasta desaparecer tras un provocador riff de guitarra, para segundos después, transformarse en una de las tonadas más memorables del punk-rock en su vertiente más sucia. Desde ese momento a esta parte  de la vida han pasado cerca de treinta y cinco años de irrefrenable creatividad construida sobre las letras y vocales de David Thomas. Treinta cinco años donde ambos, música y lírica se han convertido el punto focal de un art-punk que encarcela toda la angustia y todo el desenfreno emocional que puede corresponderle a la realidad, tal y como podemos situarla frente al caos mundano del día a día.

Pere Ubu, constituye por antonomasia, la banda del apocalipsis –lo escribo con minúscula, porque no hablo del último libro del Nuevo Testamento, hablo de una revelación diferente, una mucho más cotidiana, por ende, mucho más agresiva, mucho más terrible y mucho más real. Más allá de la irradiación constante de peculiares observaciones con matices surreales, Pere Ubu ha realizado durante más de treinta años un ejercicio encargado de cuestionar todas aquellas cosas que consideramos naturales, y buenas. Un ejercicio que en suma, busca deconstruir el rock desde su propio lenguaje.

Nada excluye más a una persona de la masa que su capacidad para intuir y dictar una aseveración perpetrada con cierta consciencia de verdad. Mucho menos, si esta consideración trata directamente con temas a los que todos escapamos: tedio, aburrimiento, estupidez, asco la nada bajo sus comunes estamentos, aspectos que en la realidad son corrosivos, pero sinceros.

En The Lady from Shanghai, David Thomas y esta versión de Pere Ubu sitúan a la música “bailable” o “pegajosa”, en terrenos donde la nota se quiebra en grito, y la melodía crea espejismos perceptibles únicamente para aquellos que logran sobrepasar la conmoción desorganizada de los primeros cuatro tracks. Luego entra “Mandy”, un himno abierto a la insolación y el abandono tras un deseo, que, insuperable por inmediatez e inaudito por su concepción traba en la profundidad del relato, algunos significados que debemos descubrir escarbando en frases como “Wouldn’t you come out to play with me, Mandy?”. La canción, como el álbum guarda un secreto horroroso. Tan corrosivo como los temas que trata.

Durante ‘Musicians are Scum’, Thomas se acompaña de guitarrazos extensos, breve golpes de tarola,  y un ritmo desgarrado para describir una mentira revelada por la necesidad de oscurecer los sentimientos amorosos: “I swear it was love, only it was lost”. ¿Por qué escribir rock acompasado por una lírica tan demente? ¿Por qué no describir toda la inmundicia y crudeza de una humanidad carente de sentido, sin recurrir a la visión surreal de las situaciones? Posiblemente porque algunas metáforas y sus visiones más retorcidas de las realidad dejan en claro cosas que no podríamos describir de otra forma. “What part of the dream is true/what part of the truth is a dream?” , pregunta Thomas, severamente conmocionado, en la aberrante “414 Seconds”, mientras las guitarras que escuchamos al fondo, lamentan la imposibilidad que supone responder esa pregunta.

David Thomas, describió el sonido de este álbum como “música bailable… arreglada”. Y aunque no puedo imaginar a alguien bailando con estas canciones, sí puedo afirmar que The Lady from Shanghai decanta como uno de los álbumes donde el Padre se muestra en lo mejor que puede hacer: rock estirado hasta los márgenes de su hipotética contención. Ahí donde las melodías agradables se diluyen con lo mórbido, acorazadas por su infinitud, y al desamparo de una obra que en su totalidad ya es de “difícil acceso”; puesto que trata, finalmente, con esa inmundicia fundamental, que, quieran o no, respiramos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Email
Print
Pinterest