Entrevista con Simon Scott de Slowdive

Simon Scott fue el baterista de la legendaria banda Slowdive. Integrante de éste grupo clave dentro de la corriente shoegaze en el Reino Unido durante sus primeros dos álbumes, fue una pieza fundamental de su historia durante fines de los ’80 y buena parte de la primera mitad de los ’90. Cuenta la leyenda que tras la edición de su primer disco Just For a Day (1991), se acercaron a Brian Eno, quién no sólo se enlistó para producirlos sino que también formó parte del grupo como colaborador en el estudio para su segundo LP, la obra maestra Souvlaki. Editaron un tercer disco llamado Pygmalion, antes de desintegrarse.

Tras la disolución del entrañable conjunto, Scott se ha dedicado a otras cosas, como invitado en algunas bandas y en solitario, ya que actualmente trabaja como músico de texturas y ambient, firmado por el sello 12k. Para la ocasión, nos concede una entrevista durante una breve pausa en su gira europea, en miras de continuar publicando discos de arte sonoro de marcado estilo etéreo minimal, como en el reciente Bunny.

Scott continúa con el sonido de esa gran banda de culto pero en un contexto del siglo XXI; dónde la tecnología avanza desmedidamente. Más allá de nimiedades post-modernas, en ésta plática nos cuenta un poco de la historia que vivió con Slowdive, algunos procesos técnicos, su obra favorita, la temporalidad de las cosas y otros aspectos de su vida actual.

Wlider: ¿Qué hiciste luego de la desintegración de Slowdive?

Simon Scott: Toqué batería para algunas bandas que me llevaron de gira. También aprendí a usar computadoras y empecé a hacer cosas con samplers.

W: ¿Cuándo y cómo decidiste hacer música en solitario? ¿Cuáles son tus influencias?

Scott: Mi música como solista comenzó cuando me di cuenta que los sonidos que tenía en la cabeza no eran instrumentos de banda de rock tradicional. Estuve haciendo loops de texturas sonoras y capas de instrumentos rotos al inicio en 4 canales. Estuvo OK, pero sonaban muy post-rock en mi opinión y quería sonidos digitales así que me compré una computadora, una interfase, una guitarra y empecé a experimentar. Las semillas de lo que hoy hago empezaron así, en 1996. Me llevó un tiempo ser competente y no estaba en un frenesí por empezar a editar nada. Me tomé mi tiempo y hoy siento que mi música es lo suficientemente valiosa como para ser publicada.

Las influencias vienen de todos lados, incluyendo la cocina, la fotografía, el cine, la gente y mi vida. Noto pequeñas cosas en mi vida diaria de las cuales compongo como expresiones escuchadas a medias, las formas en mi ventana cuando llueve y los colores de la comida. Mi hija Martha ve el mundo como una niña y amo cómo ella encuentra tales detalles en cosas pequeñas, como una hoja congelada afuera de la puerta de la nevera. Algunos de estos detalles los grabo y uso como fuente de sonido, o los uso para dibujar.

W: Algunos de tus discos me parecen una continuación del sonido del Pygmalion de Slowdive, ¿cuál fue tu implicación en ese álbum? ¿Es cierto que Alan McGee lo odió y decidió terminar vuestro contrato con Creation?

Scott: Había dejado la banda para ese entonces. Me sorprendió por su hermoso sonido minimal. Creation estaba dirigiéndose hacia lo mainstream y nos dijeron que iba a haber una purga. Supe que era el fin y odié pasar un tiempo sin hacer nada después de Souvlaki; así que me fui.

W: Por favor dinos tu opinión acerca del sonido que hacen Neil Hastead y Rachel Goswell, esa música country/folk que les gusta y tocan con Mojave 3 e incluso como solistas.

Scott: Son músicos muy talentosos y estoy muy orgulloso de haber estado en Slowdive con ellos.

W: ¿Cuáles son tus equipos? ¿Usas software?

Scott: Uso pedales de guitarra, principalmente loopeadores. Programo parches en MaxMSP, uso SuperCollider y trabajo en Logic y ProTools. Trato de trabajar tanto como es posible con sonidos orgánicos y grabaciones ambientales que manipulo digitalmente. Me gusta la torcedura de los sonidos naturales y los hechos por el hombre, cintas viejas y procesamiento digital combinados.

W: Ahora estás de gira, ¿puedes pintarnos como es un concierto de Simon Scott?

Scott: La audiencia usa sus oídos para escuchar, escuchar activamente, y hago cada show diferente al grabar sonidos y objetos en cada ciudad o locación en dónde me presento. Improviso con estos sonidos y creo paisajes para que la gente disfrute. Una catedral de sonido cierra usualmente un concierto.

W: Ahora eres un respetado artista sonoro, ¿puedes decirnos que otras cosas haces en la vida “real”?

Scott: Cocino bastante, llevo a mi hija al colegio, tomo fotos, bosquejo y lavo los platos. Como quiera que sea, busco inspiración para mi música todos los días y todas estas actividades pueden influenciar mi trabajo. Encuentro inspiración en cada día de la vida y las tan llamadas situaciones normales algunas veces son reveladoras y provocarán una idea creativa.

W: Menciona 10 discos que aún impresionan tu mente/alma:

Cocteau Twins, Heaven or Las Vegas
My Bloody Valentine, Isn’t Anything
Marcus Fisher, Monocoastal
Fennesz, Endless Summer
Nick Drake, Pink Moon
Love, Forever Changes
Opitope, Hau
Sogar, Basal
Luc Ferrari, Presque Rien
Fenton, Pup

W: Después de todo este tiempo, ¿qué piensas o sientes repsecto a esos preciosos y brillantes días noventeros? ¿Quizás alguna anécdota para contar?

Scott: La vida es mejor ahora. Amé estar en Slowdive pero esos cuatro años volaron rápido. Me enseñaron una lección importante sobre que todo es temporal. Crecemos y evolucionamos; yo era muy jóven en ese entonces. Un día estás tocando shows con público lleno y seis meses después estás luchando para conseguir un concierto, así que no doy por sentado nada. Trato de abrazar cada concierto como si jamás tuviera la opción de retornar. Trato de crecer como compositor con cada track nuevo e intento aprender algo nuevo mientras creo nuevos proyectos. Con mi sello Kesh trato de desarrollar eso también, al publicar música nueva que no llena ningún molde o sería fácilmente clasificable. Me gusta seguir moviéndome y seguir motivado al crear nuevos retos y explorar ideas frescas.


*** Simon Scott se despide amablemente, no sin recordar que su próximo disco Below Sea Level ha sido editado por 12k durante la primera mitad de 2012. Entrevista cortesía de Peruavantgarde. Para más información, visitar www.simonscott.org

Share and Enjoy