BOSQUES – “Nuestros discos son nuestro mensaje”

Son el último grupo de sonido (neo)psicodélico surgido en la región sudamericana, donde desde hace algunas temporadas vienen editando discos los chilenos de Watch Out!, The Holydroug Couple o Föllakzoid con su mezcla de krautrock e incluso sonidos tropicales –v.g. Watch Out!- y entes peruanos como Hipnoascensión, Serpentina Satélite o Leche Plus –con un estilo algo más relacionado a la experimentación post-rocker internacional de bandas como Alpha Stone o Silver Apples. Se hacen llamar Bosques, un dúo proveniente de Buenos Aires que acaba de pergeñar 3 discos de hermosa y alucinada factura:  si lo tuyo son las vibraciones psicotrópicas marca Spacemen 3, o las divagaciones minimales que alguna vez encarnara de forma sublime la maravillosa Velvet Underground de John Cale, lo recomendamos con entusiasmo.

¿Cuándo empezó el proyecto? ¿Cómo así se conocieron ustedes?

BOSQUES empezó en el verano del 2009. Éramos vecinos y nos conocimos un día, fumando marihuana en la plaza del barrio. Nos hicimos amigos muy rápido y empezamos a hacer música juntos casi inmediatamente, compartiendo la experimentación desde la que venía cada uno, sin ideas preconcebidas. La empatía musical fue instantánea y desde la primera vez que improvisamos algo juntos supimos que habría mucho más.

¿Hay una escena neo psicodélica allá en Argentina? Algo sabemos de la gente del zine Pink Moon, y también parece que a ustedes los están metiendo en ese revival shoegaze post-dos miles que tiene para rato aún, ¿con qué grupos se sienten hermanos o compañeros de vuelo?

Nos sentimos compañeros de la gente que vuela, en general, que busca en la música un medio para evolucionar, para modificar sus estados de conciencia, para experimentar con la naturaleza del sonido, para entrar en algún tipo de trance psicoactivo, cualquiera sea. En Argentina en este momento están sucediendo muchas cosas interesantes. Nosotros nos sentimos muy afortunados de poder compartir experiencias muy distintas de gente muy distinta que hace músicas, estilos o géneros muy distintos. Pero si nos interesa, si nos divierte alguna movida, es justamente porque hay psicodelia. Y lo que queremos decir con psicodelia es eso: el trance, la apertura hacia lo desconocido.

¿Cómo ha sido la experiencia de grabar su primer álbum “Eomaia Nam”? ¿Escogieron ese sonido acústico adrede, planean agregarle a vuestro sonido algo?

Eomaia Nam fue pensado y realizado desde el primer momento como una obra conceptual, así que poder escucharlo todo terminado, desde el principio hasta el final, nos da muchísima satisfacción. Conceptualmente es, de hecho, la continuación de nuestro álbum debut, Pleroma Sum, que muchos consideran un EP porque consiste sólo de tres temas, aunque en total suman una media hora de música.

El concepto de Eomaia Nam habla de un sonido terrenal/espacial, orgánico, folclórico de ninguna parte. El cello fue siempre un instrumento muy importante en BOSQUES, por ejemplo. Pero es que además nos gusta mucho experimentar con todo tipo de instrumentos. Y experimentar es una de nuestras búsquedas fundamentales en la música, así que sí, siempre estamos agregándole cosas nuevas a nuestro sonido.

¿Qué significa Eomaia Nam? ¿de qué van vuestras líricas?

“Eomaia” es una palabra griega y significa madre del amanecer, o madre ancestral. Pero además de eso también es el hermoso nombre que le pusieron al que se considera hoy en día como el primer mamífero de la historia de nuestra evolución animal, una especia de rata que vivía en los bosques hace no sé cuántos años. El primer animal en gestar a su cría en un útero.

“Nam” viene del sánscrito, y está relacionado con la devoción.

Así que “Eomaia Nam” vendría a significar algo así como devoción hacia la madre ancestral. El álbum entero desarrolla precisamente ese concepto: la mujer cósmica, el útero, la evolución, la muerte, la gestación, el nacimiento. Fundamentalmente diría que nuestras letras son como mantras de psicodelia gnóstica, cosas que nos decimos para entrar en un cierto estado, lo mismo que sucede con la música.

¿Cómo os ha acogido la crítica y el público argentino?

De revistas y blogs venimos teniendo una acogida muy positiva en general, sobre todo de afuera, creo, aunque de acá también. La Inrockuptibles de acá nos hizo una nota muy buena onda hace algunos meses, por ejemplo.

Algo que podemos decir de la acogida que tenemos en Argentina es que nos invitan mucho a tocar, lo cual es genial. Muchas bandas y muchos lugares donde se organizan movidas nos llaman para participar, y eso es algo que nos alegra siempre mucho.

Por otro lado también es cierto que la música que hacemos no es convencional ni busca serlo, ni tampoco nos interesa demasiado formar parte de ninguna corriente ni de nada que ya esté inventado y sea claramente reconocible, así que supongo que mucha gente que no está muy dispuesta a escuchar cosas nuevas o arriesgadas se sentirá confundida con nosotros, como uno que escribió en su blog hace poco que si fuéramos más “post-rock” o “rock progresivo” seríamos una banda mucho mejor. Pero por suerte hay, como siempre, muchísima gente que sí está dispuesta e incluso muy ansiosa por escuchar cosas nuevas, por supuesto. Ese es el público al que aspiramos.

Me contabas que tenían problemas para concretar un buen directo pues son sólo 2 músicos en vivo, ¿piensan seguir como dúo siempre?

Yo no diría que tenemos problemas para concretar un buen directo, para nada. Lo que sucede en vivo es siempre bastante descarnado, y es una de las cosas que más disfrutamos en la vida. BOSQUES somos nosotros dos porque la música que hacemos tiene que ver directamente con nuestra amistad y nuestro entendimiento espontáneo a la hora de ponernos a tocar. Hay algo de ritual en nuestros conciertos. No presentamos un show estrictamente armado, más bien hacemos música en vivo y la compartimos. Sí es cierto que en muchas ocasiones ser solo dos músicos en el escenario presenta limitaciones. Por momentos, y para ciertas fechas, a veces estaría bueno poder contar con otros músicos, otros instrumentos sonando en simultáneo, pero no es fácil, por lo que decía antes. Una experiencia muy positiva en este sentido fue haber tocado en varias oportunidades durante el último tiempo junto a Niño Elefante, un gran amigo y un excelente músico. Y también estuvimos tocando con un baterista durante casi un año, fue una experiencia muy enriquecedora en muchos aspectos, pero a la larga nos dimos cuenta que también nos limitaba en nuestra búsqueda hacia la experimentación.

Mencionen 10 discos que te hayan petardeado el cerebro. 

“Playing with fire” – Spacemen 3,
“Neu 2” – Neu,
“Rural psychedelia” – Flying Saucer Attack,
“High, low and heavenly blows” – Spectrum,
“Weird era count” – Deerhunter,
“Artaud” – L.A. Spinetta,
el disco homónimo de Wooden Shjips,
“Music and song of the Jörai” – V.A,
“Their satanic majesties request” – The Rolling Stones,
“Outside the dream syndicate” – Tony Conrad con Faust.

BOSQUES – Que no son pajáros from Sebastian Duran on Vimeo.

Además de la música y la psicodelia, ¿qué otras expresiones les interesa, poesia, cine quizás?

La poesía y la literatura en general, el cine, el baile, la pintura, la fotografía, el diseño, el dibujo… Acabamos de lanzar un sello discográfico también, llamado Pleroma Discos, cuyo propósito es justamente editar de manera artística y artesanal series de discos numerados y de colección. Estamos empezando solamente con los discos de BOSQUES por ahora, pero la idea podría ser invitar a otras bandas también, eventualmente.

 ¿Qué es lo que se viene en el futuro cercano de Bosques?

Además del proyecto del sello ya estamos trabajando en un nuevo disco, tenemos varias cosas nuevas grabadas. No podemos parar. También estamos trabajando en la música para un cortometraje… Y sobre todo tenemos muchas ganas de seguir tocando en vivo, tocar en muchas partes. Viajar y hacer música es nuestro propósito en la vida.

¿Qué es lo más hermoso/magnífico que has encontrado en la psicodelia?

La psicodelia es la apertura de la percepción, de esas puertas de las que habla el famoso poema de William Blake. En ese sentido, la psicodelia es un fin en sí mismo. Es decir, la experiencia expandida de la realidad.

Muchas gracias por la entrevista ¿algún mensaje para los lectores o fans?

Nuestros discos son nuestro mensaje.

Share and Enjoy