Mixtape & entrevista: LINCE – Un Golpe de Luz.

Paradójico, poseer de una fuerza vulnerable. Explicarlo de otra forma: que la fortaleza propia radique en la fragilidad. Para presentarse así hay que ser temerarios.

LINCE es un joven músico español, que habita las calles de Berlín desde hace algunos años. Su propuesta musical mucho tiene que ver con los sonidos que él mismo eligió para nuestro Mixtape exclusivo, esos que mezclan las auras de las pistas de baile con la experimentación etérea del ambient, aunque gozan de una diferencia fundamental: mientras las obras de Jan Jelinek, Morgan Packard o Girls on Film parecen responder a episodios históricos determinantes para su estética, LINCE se mueve más en la atemporalidad de lo sutil y las ventajas de la juventud.

Tiene un largo bajo el brazo, el extraordinario Golpe de Luz (2009), y con el lanzamiento de su EP más reciente, Sombras en mi corazón (2011) adquiere forma en otros espacios sonoros. Lo segundo puede escucharse abajo, junto con nuestra entrevista.

BARTOLOMÉ DELMAR: ¿SIempre tuviste un interés por lo musical? ¿Cómo empezaste? ¿Qué escuchabas entonces?

LINCE: Sí creo haber tenido afición por la música desde siempre, aunque no tengo formación musical y mi acercamiento a los tipos de música que más me interesan hoy ha sido quizás algo tardío. Como mucha gente, he vivido todo tipo de fases personales y musicales y mis gustos pueden ser a veces dispares. He sido una persona bastante solitaria y mitómana y siempre me han atraído especialmente las artistas femeninas. Así, tuve épocas en que me iba comprando todo lo que encontraba de Nico, Siouxsie y The Creatures, Marianne Faithfull o Grace Jones, por ejemplo. Creo que nunca he entendido especialmente de ningún estilo musical, sino que sobre todo he ido conociendo y siguiendo a los artistas que por la razón que sea me han atraído en particular. En los últimos años creo haber profundizado en cierto grado en el conocimiento de la música electrónica, sobre todo de la música de baile debido a mi actividad como DJ, a pesar de que siempre tengo la sensación de conocer sólo la punta del iceberg.

En 2003 viví durante un par de meses en Edimburgo y coincidió que Laurie Anderson vino a tocar. Entonces a mí sólo me sonaba que era la novia de Lou Reed y que trabajaba con música electrónica, pero fui a verla y fue toda una revelación para mí. Ver a alguien solo en el escenario haciendo un espectáculo tan intenso, interesante y atmosférico me hizo por primera vez plantearme en serio hacer algo por mí mismo, a pesar de que no sabía ni cómo empezar. Me interesaba la idea de poder crear mis propios trabajos y shows y poder expresar lo que me apeteciera a través de ellos. Unas semanas después hablaba con un chico sobre esto y me aconsejó que en vez de comprar aparatos analógicos comenzara a trabajar por ordenador, lo cual me parecía interesante, pero aún no era capaz de concebir del todo ni de hacerme a la idea de cómo podría luego hacer con ello un concierto. Al poco tiempo fui al Sónar en Barcelona y vi a Tujiko Noriko hacer un concierto sólo con un laptop. Por aquel entonces era la primera vez que veía un concierto de ese tipo y me resultó muy “cool” y novedoso. Hoy en día un laptop ya no impresiona, pero en aquella ocasión al menos a mí me fascinó que alguien pudiera hacer todos esos sonidos llevando sólo un ordenador. Desde aquel verano comencé a investigar formas de producir música electrónica y poco a poco empecé a trabajar con ordenadores y hacer mis primeros temas.

BD: El tipo de música que has lanzado ha tenido, por decirlo de alguna forma, un auge discreto pero constante. Sin embargo, son pocos los que ofrecen frescura en esos ámbitos. Mucho suena igual. ¿Qué hacer para encontrarse con la originalidad?

LINCE: Me parece una cuestión bastante complicada. Me sorprendo de la cantidad de artistas que encuentro que hacen cosas interesantes y de calidad. Encontrar cosas que realmente me fascinen a lo mejor es diferente, pero quizás es porque yo he perdido un poco la capacidad para fascinarme, y eso es problema mío. Originalidad no sabría decir, pero personalidad por suerte sí que encuentro y la personalidad se nota a la fuerza en la música. Quizás la clave para hacer algo con encanto es intentar liberarse y ofrecerse tal y como uno es.

BD: Aunque llevas tiempo haciendo música, apenas te estás proyectando. ¿Tu búsqueda ha llegado ya al lugar que quieres? ¿Qué es lo que falta?

LINCE: Me gustaría aspirar como artista a desarrollar mediante mi trabajo una obra interesante y sólida. Admito que me preocupa el reconocimiento, sobre todo en cuanto al hecho de que ese reconocimiento es un factor importante para desarrollar un trabajo a cierto nivel. Me refiero a trabajar o no de manera “amateur”. Veo que hay una gran diferencia entre trabajar a tiempo completo o parcial en algo. Ambas maneras me parecen posibles y capaces de reportarme felicidad, pero creo que una auténtica dedicación profesional es la que con el paso del tiempo permite avanzar y llevar a cabo proyectos de alta calidad. Llegar a un nivel verdaderamente profesional también requiere hasta cierto punto que se den determinadas condiciones para trabajar, y estas condiciones se suelen dar gracias a un reconocimiento mínimo. Un ejemplo de ello podría ser la posibilidad de actuar en espacios buenos, con determinados medios y condiciones de sonido.

BD: Si tuvieras que definir, con alguna frase, lo que buscas, ¿qué frase dirías?

LINCE: Se me da fatal hacer ese tipo de concreciones, pero creo que a día de hoy podría decir que me atrae la idea de poder hacer trabajos que tengan intensidad, capaces de emocionar y hacer romper con la normalidad.

BD: El componente visual de todo el proyecto pareciera tener mucha importancia. Se leen algunos poemas, por aquí y por allá. ¿Hasta qué punto te interesa el camino de lo multidisciplinario?

LINCE: Me gusta poder expresarme en diversos ámbitos, recurrir a cualquier medio para expresar algo o complementarlo. Se tiende a compartimentar a la persona que crea en un medio u otro, pero creo que los artistas pueden a menudo expresarse en ámbitos diferentes y hacerlo bien. A la vez, pienso que en principio es mejor tratar de centrarse en un medio determinado e intentar profundizar en él. A veces siento que es cierto que cuando tratas de hacer un poco de todo, terminas por no hacer nada bien de verdad. Me preocupa alcanzar el suficiente grado de especialización y profundización para poder ofrecer una obra elaborada, pero supongo que lo ideal es no sentirse cohibido y expresarse siempre cuándo y cómo a uno le apetezca.

BD: El nombre de “Lince” tiene alguna connotación metafórica, previamente analizada?

LINCE: En 2007 comencé a darle vueltas a ese nombre. Me gustaba y pensé que encajaba bien conmigo y cierta ambigüedad sexual. Por otra parte, creo que me gusta aportar cierto grado de fantasía al proyecto teniendo un nombre diferente al mío propio. A veces tengo la impresión de que tener un nombre real, de nombre y apellido, parece un requisito necesario para ser considerado un artista serio y me resisto a seguirle porque sí la corriente a esa idea. No descarto en el futuro adoptar en otros proyectos nombres nuevos o incluso el mío propio, pero para cierto tipo de trabajo me identifico y creo que ya me quedaré como LINCE.

BD: Cuando empiezas a componer, ¿sabes a dónde te estás dirigiendo?

LINCE: La verdad es que no, pero en general sí me suelo mover por conceptos finales, como la idea de un album o de un EP. Me gusta imaginarme posibles lanzamientos, en los que ciertos temas pegarían y otros no, pero cuando me pongo a trabajar normalmente me pongo a probar cosas y los temas se van desarrollando sin ideas preconcebidas.

BD: ¿Hasta dónde es que buscas la popularidad? ¿Es posible, dado el contexto histórico en el que habitamos, alcanzar la trascendencia pública?

LINCE: He conocido ya de cerca algunos casos de artistas jóvenes a los que les está yendo bastante bien y por medio de ese éxito trabajan más y mejor. He visto que con esfuerzo alcanzar cierto éxito es posible y eso siempre anima a trabajar. Al mismo tiempo, también se ven casos de artistas que tienen mucho éxito de la noche a la mañana, pero luego en un periodo de tiempo breve dejan de ser interesantes, cuando no directamente despreciados, y creo que es a consecuencia de la voracidad de este tiempo en que vivimos, que quizás más que nunca demanda continuamente nuevas figuras, para usar y tirar. Ese tipo de éxito “hype” me parece muy peligroso.

BD: ¿Cómo llegar a la generación de sonidos? ¿Improvisas? ¿Tardas mucho en acabar las piezas?

LINCE: Combino diferentes formas de hacer sonidos. Sobre todo he trabajado y trabajo con samplers, pero a medida que pasa el tiempo voy apreciando más la belleza y la pureza del sonido directo de un instrumento y a partir de ahora quiero trabajar mucho más intensamente con ellos.

Unas veces tardo muchísimo en hacer un tema y otras veces puede salir algo que me guste mucho de una manera increíblemente rápida, pero en general sí que tardo mucho y me gustaría ser capaz de trabajar a mayor velocidad. Cuando pasa demasiado tiempo, muchos temas míos dejan de gustarme y ya no quiero trabajar más en ellos.

BD: ¿Esperamos impacientes algún LP en el futuro cercano? ¿En qué te encuentras, últimamente?

LINCE: Tengo varios proyectos en desarrollo, pero lo que más cerca se encuentra de estar acabado es un EP nuevo, con varios temas largos. En algún momento lo sacaré y también comenzaré a avanzar en un LP que lleva mucho tiempo en mi cabeza. Originalmente lo había concebido como sólo de baile, pero poco a poco va tomando nuevas direcciones aparte de ésa.

BD: ¿Hay emotividad en tu música, o buscas librarla de todo lo “personal” e íntimo?

LINCE: Hasta el momento, la emotividad ha sido uno de los elementos más importantes en todo lo que he querido crear. Me atrae mucho la idea de mostrar mis sentimientos ante otros. Hay en ello motivos intimistas e introspectivos, incluso terapéuticos también, pero a la vez el hecho de querer mostrar esos sentimientos ante otros hace que se convierta en un acto exhibicionista y potencialmente provocador, lo que también me atrae. Sin embargo, a veces pienso en hacer algo puramente formal, como podría ser un trabajo de exploración sonora, rítmica, etc. y también me fascinan las atmósferas de los clubs de baile: a veces superficiales; a veces mágicas e intensas. A menudo deseo ser parte de eso, aportar con mi propia música, a mi manera, algo a ese mundo.

BD: ¿Prestas atención a lo que sucede en tus escenas locales? ¿Hasta qué punto te ha afectado vivir en Alemania, capital indiscutible de todo lo electrónico?

LINCE: Sí que presto atención. Uno de los motivos que me llevaron a Berlín fue su escena de música, aunque luego no la aproveche apenas. Estando allí y sin moverme ni una décima parte de lo que podría he visto conciertos y sesiones de DJ impresionantes, y también he ido conociendo a algunas personas de la escena. A veces salgo un rato y casi por casualidad puedo ver un DJ Set o un concierto increíble y quizás también entablar a partir de ese momento contacto con ese artista. Continuamente hay artistas increíbles haciendo cosas en la ciudad y eso obligatoriamente acaba afectándote. A veces pienso que si estuviera en un sitio pequeño, probablemente me conformaría haciendo un par de pequeñas cosas, pero al estar allí y ver el elevado nivel de muchos artistas siento que debo trabajar siempre más. Esa sensación te hace más crítico e inconformista y termina siendo constructiva y enriquecedora.

MIXTAPE EXCLUSIVO

Masayoshi Fujita & Jan Jelinek: Waltz (A Lonely Crowd) [Faitiche, 2010]; Petkovski: Lullaby for Rastko [Farside, 2011]; Broadcast: Microtronics 03 [Warp, 2003]; Minilogue & Sebastian Mullaert: Lyssna Da Bjorkarna Viskar [Mule Electronic, 2011]; Morgan Packard: Moment [Anticipate, 2010]; Farben: Swinn Off [Faitiche, 2010]; Christopher Rau: A Line [Smallville, 2010]; Eater: Envy [op.disc, 2009]; Dimbiman: Hokule´a [Perlon, 2001]; Aerea Negrot: Miss You (Ricardo Villalobos Remix) [BPitch, 2011]; Mandy Jordan: Never Sleeping Wood [Vee, 2011]; K-S.H.E.: Double Secret [Comatonse, 2006]; Kate Simko: Had It All [Hello? Repeat, 2011]; Margaret Dygas: Salutation [Power Shovel Audio, 2010]; Girls on Film: Washing [Click New Wave, 2004]

W E B 

lanochedelejos.blogspot.com

facebook.com/lincedream

soundcloud.com/lince

lince.bandcamp.com

Share and Enjoy