Entrevista: Austin Peralta

Nacido en 1990, Austin Peralta es un jazzero que apenas rebasa los 20 años de edad. Hijo del gigante del skateboard Stacy Peralta, desde muy chico se dedicó por completo a la música. En su breve carrera ha tenido el privilegio de tocar con Chick Corea (sí, el virtuoso pianista de Miles Davis que después emprendería una carrera en solo) en un festival japonés. Este año fue firmado por Brainfeeder, el sello y casa de artistas como Flying Lotus, Thundercat, Tokimonsta, Daedelus y muchos más (hace poco les compartíamos una colaboración de Austin con los primeros dos, que pueden revisar aquí), mismo que le editó su nuevo álbum.

Dentro de los logros de su corta trayectoria, se ha encontrado un espacio como tecladista de The Cinematic Orchestra. Pero además de los grandes nombres de los cuales se rodea, su ensamble en vivo es increíble. Recientemente tuve el gusto de platicar con él y verlo tocar en vivo en un evento al aire libre. Su semblante no refleja nada más que un joven talento buscando tocar, buscando avanzar, ambicionando con hacer cosas más grandes en el escenario y seguir para adelante bajo ciertos principios espirituales y una identificación con artistas de calidad, aunque toquen algo totalmente diferente a lo que él hace.

En el momento actual, su ensamble es tremendo. A manera de quinteto, en vivo hace una combinación de contrabajo, saxofón, batería polirrítmica líder; y la recién adición de un integrante en sintetizador/laptop para agregar manipulación electrónica y detalles experimentales. En el video de arriba podemos ver un fragmento de la presentación oficial de su más reciente disco de estudio y primero para Brainfeeder, Endless Planets (es la interpretación del tema “Capricornus”, perteneciente a esta producción de 2011). Al igual que muchos artistas jóvenes abriéndose camino estos días, se vienen viajes interesantes para Austin Peralta.

Aquí les compartimos una plática con él, en el backstage de un showcase de Brainfeeder en un parque de Los Angeles:

Biz: Para todos aquellos que aún no te conocen, por ser un nuevo talento. Cuéntanos, ¿Qué instrumentos tocas, cuánto tiempo llevas tocándolos y cuántos discos tienes?

Austin Peralta: Pues principalmente soy un pianista. Llevo tocando desde que tengo 5 años, por lo tanto llevo tocando alrededor de 15 años. Eso es lo que hago y lo que tomo en serio. Toco algunas otras cosas, me ha gustado el saxofón y las percusiones, pero mi instrumento principal es el piano. Respecto a los álbumes, tengo tres discos grabados a la fecha. Sin embargo, el más reciente, llamado Endless Planets es mi primer material para Brainfeeder y en cierta forma lo considero mi disco debut, ya que estuve mucho más involucrado en todos los sentidos. Los otros discos tenían la mano de un productor, a diferencia de Endless Planets en dónde es completamente mi visión. Estoy un poco más grande y entiendo las cosas de manera diferente, así que me gusta que este disco refleje más lo que soy y mi propia prespectiva.

Biz: La primera vez que escuché tu música y empecé a conocer de ti, me impresioné mucho de que hubieras tocado con Chick Corea. ¿Cómo se dio esa colaboración en vivo?

Austin: Eso justamente tuvo que ver con los discos anteriores. Edité dos discos en Japón y fui a girar para presentarlos, así que de esa manera fue como me invitaron a presentarme en un Festival con puros pianistas. Así fue como se dieron las cosas, también estuvo Hank Jones (Q.E.P.D.) y era una cosa muy legendaria y muy loca. Pero lo más loco de todo es que yo tenía 15 años y ya ni siquiera puedo recordar bien la experiencia, es como si tuviera un black-out que borró esa parte de mi vida de mi memoria.

Biz: Esta noche compartes escenario con el frenético Daedelus, Teebs y otros. ¿Consideras que andas en una onda más ecléctica ahora que en tus inicios que estaban dentro del jazz más tradicional?

Austin: Eso es lo más especial de este momento, de lo que está pasando ahora. Primordialmente en Los Angeles a través de Brainfeeder y como resultado de esta iniciativa, también en algunos otras latitudes. Se reúnen bien los diferentes tipos de música. La diferencia es que aquí hay un montón de artistas que tienen algo qué decir. Así que pueden terminar con mezclarse bien, unirlos lado a lado dentro del mismo evento.

Biz: Aunque sean diferentes, hay un estándar de calidad y algo más que los identifica, aunque la música sea distinta.

Austin: Así es. El espíritu es el mismo. Es como un espíritu cósmico unido por la música. Todos tienen influencias de diferentes lados, como los que están más dentro de los sonidos puramente electrónicos o los que estamos enraizados en el jazz.

Biz: Cuando escuché tu disco, me pareció que es un jazz impecable. Pero consideré también que en vivo podrías tener un setup distinto. ¿Qué podrían esperar de tu show aquellos que no te han visto en vivo?

Austin: Es diferente. La manera en la que funciona es que tenemos los instrumentos de un ensamble convencional para tocar en vivo, pero a la vez probamos a un integrante con una laptop y todo tipo de efectos MIDI, mismo que ya es parte de la banda. Como un manipulador sonoro, que cambia un poco el juego habitual del jazz. Mete texturas y vibraciones que no necesariamente encuentras en los instrumentos acústicos convencionales o de un ensamble tradicional.

Biz: Me imagino que el acercamiento con el sello Brainfeeder fue a través de Steven Ellison AKA Flying Lotus. ¿Alguna vez has compartido el escenario con él?

Austin: ¡Sí! Acabamos de girar juntos este año. Hicimos una gira de Brainfeeder todos juntos. Me presenté en un montón de lugares de Estados Unidos al lado de Thundercat y Flying Lotus; tuvimos a Teebs como abridor en algunas de las fechas. Lotus hizo una fusión especial y exitosa del jazz con la electrónica en su último disco; ha abierto puertas a gente como nosotros para que podamos tener mayor voz, dirigirnos a un público un poco más grande.

Biz: Tal parece que el disco Endless Planets te ha dado a conocer un poco más en otros lados.

Austin: Absolutamente. Mi siguiente proyecto va a ser muy diferente. No quiero dar todos los detalles y echar a perder las sorpresas. Pero te adelanto que va a ser mucho más expansivo. Tanto en el sentido musical y de géneros, como en el sentido espiritual.

Biz: ¿Cómo te sientes hacia Los Angeles? ¿Hay muchas cosas pasando, o más cosas qué en otros lados?

Austin: Considero que justo ahora esta sucediendo una especie de renacimiento. Por ejemplo, la salida del disco de mi amigo Thundercat. Buenísimo su nuevo disco, además de muchas otras cosas que están pasando con toda esta nueva música. He estado y he vivido en Nueva York, hace más o menos un año y acabé muy frustrado. La vibra y la vida ahí es muy rara, todos están funcionando con otro tipo de expectativas y sentí algo así como una mala actitud. En cambio, aquí en Los Angeles hay como una mente mucho más abierta a cosas nuevas. Estoy contento de estar aquí.

Biz: Quizá en Nueva York las cosas son demasiado competitivas.

Austin: Creo que esa es la palabra perfecta para lo que pasa. Una actitud demasiado competitiva que a su vez genera una mala vibra y mala actitud hacia la música.

Biz: A fin de cuentas, tu carrera está en una etapa temprana. ¿Estás abierto a hacer nuevas colaboraciones?

Austin: Sí. Es una de las cosas fundamentales de lo que hago. Uno de los aspectos más importantes de mi trabajo. Siempre estoy abierto a hacer cosas con diferentes personas. Un ejemplo de mis colaboraciones es el ser parte de The Cinematic Orchestra. Es un ejemplo y es una de las cosas más importantes. Con ellos soy un músico invitado en su ensamble, un miembro a la par del saxofón, batería, laptop, bajo y batería. Es una experiencia hermosa; tocamos shows grandes, tienen una base de seguidores bastante grande.

Biz: ¿Qué planes tienes para el futuro?

Austin: Pues definitivamente el siguiente disco. Es mi siguiente gran proyecto. También girar por Europa. Celebrar la salida del disco de Thundercat.

Biz: ¿Cuál sería tu colaboración de ensueño?

Austin: Podría ser con alguien que aún no conozco. Algo que incluya todos estos diferentes elementos. Electrónicos y acústicos. Digital o análogo, no importa, si se pueden ambos. Algo diverso…