"Beethoven es como música punk para mi", una plática con Takaakira Goto de MONO

En México, desde hace un par de años, los promotores de música —sin importar de qué rubro o dimensiones—, tienen más y más oportunidades de producir eventos. Desde hace más de media década, cada vez es más fácil hacer locuras. Locuras con las tendencias recientes de moda, locuras electrónicas. Locuras masivas. Locuras presentadas por una marca, locuras que a veces no tienen un público ni un “mercado”. Locuras burdas replicando fórmulas baratas de otras latitudes. Locuras sobreofertadas. O, con un poco de suerte y buen gusto, locuras con bandas increíblemente finas en foros culturales. Tal como el caso de Mono, un ejemplo interesante: la empresa que se acercó a ellos se llama[ba] Because You Rock. Lo hacían de forma lírica y arriesgada. Más que por tener un gran plan, simplemente por atreverse a hacer las cosas. Por el simple hecho de hacerlo, no tanto por esperar algo o tener una idea de cuáles iban a ser los resultados.

En su momento, esta promotora se apoderó de un antro en la Roma y, mientras duró activo, además de hacer todo tipo de fiestas, se encargó de traer a bandas como The Locust y Explosions In The Sky. El tugurio eventualmente cerró bajo circunstancias confusas. Pero la movida siguió a través de otros espacios y en alguna curva otoñal, tuvieron a bien organizar la visita de los japoneses Mono en una mini-gira de dos fechas, pasando por el majestuoso Polyforum Cultural Siqueiros (para aquellos que no conocen este interesante lugar de la Ciudad de México, basicamente es una cúpula adornada por los murales de David Alfaro Siqueiros, acondicionada como teatro y foro cultural). No hay muchas palabras para describir el ruido precioso con el cuál encaminaron e hicieron explotar a todos los presentes. Los momentos de más distorsión. Los momentos de más calma. Los silencios.

Todo eso se lo llevó el aire. Pero lo que sí quedó por ahí, fue una plática con su líder, Takaakira Goto, justo antes de su concierto en la capital mexicana. Responsable de muchas de las capas de ruido sinfónico que caracterizan a su grupo, el guitarrista es el único integrante del mismo que domina el inglés y nos concedió una breve plática. Alegre, simpático, amable desde la esencia y lleno de emoción en su mirada; Goto habló de lo que rodeaba su mente, los inicios de Mono, el encuentro con otras culturas y ciertas anécdotas.

Afterpop: Es exótico pensar que el primer álbum de Mono salió con Tzadik Records, la disquera de John Zorn. ¿Cómo te sientes de que un músico como él voltee a ver y se interese por la música japonesa?

Takaakira Goto: Pensamos en eso, en 1999. Ya habíamos empezado y sacábamos música como podíamos, antes de estar con Tzadik. Para ser sinceros, era una época en la que no podíamos hablar inglés y no teníamos amigos en Estados Unidos ni Europa. Pero teníamos el sueño de tocar en otros lados del mundo, del otro lado del océano… Nadie nos ayudó en un principio. Buscábamos tocar en muchas ciudades; y luego, hubo oportunidad de acercarse al sello.

Biz: ¿Enter the Zorn?

Takaakira: Si, sí… El está muy interesado en la escena underground japonesa. Y es una muy buena persona. Él nos dio nuestra primera oportunidad. Una oportunidad en Estados Unidos. Fuimos a Nueva York para dar un concierto y sólo había cinco personas en el público. Cinco personas en el piso. ¡Cinco! Estábamos muy, muy decepcionados. Pero diez años después estamos aquí y míranos. [Risas]

Biz: Pareciera ser una historia fascinante, han conocido a más gente y también empezaron a hacer composiciones más complejas… Cuéntame algo, ¿tienes un entrenamiento formal en la música?

Takaakira: No, no. Para nada. De hecho, alrededor del 2003 nuestro estilo de composición se empezó a volver muy obscuro y muy pesado. Como casi metal. ¿Sabes qué? Esos públicos estadounidenses… La gente no sabía de nosotros y siempre se estaban emborrachando, siendo ruidosos y hablaban sin parar durante los conciertos, casi sin poner atención. Y nosotros más bien queríamos que nos dijeran: “oohh, no se vayan, por favor.”, que nos quisieran escuchar más. Empezamos a trabajar con volúmenes de rock y metal. Después, nos empezaron a conocer más y se empezó a presentar mucha gente a los conciertos. Nos cambió la perspectiva y el sentimiento al respecto. Pero queríamos parar e impactar en seco. Yo personalmente quería que la conversación [musical] fuera mucho más profunda. En un sentido espiritual. De la amistad y todo eso. La conexión entre el público y el músico… Eso fue algo que nos hizo cambiar totalmente.

Biz: Pero si no tienes un entrenamiento formal, ¿cómo fue que empezaste a incorporar los elementos sinfónicos?

Takaakira: Empecé con la música clásica alrededor de 2004. Tenía ideas respecto a eso que la gente llama post-rock. Pero quería buscar algo especial para nosotros. Buscaba eso y pensé que el mejor camino para nosotros estaba dentro de esos sonidos viejos. Empecé a escuchar a Beethoven de nuevo y fue tan impresionante. Pensé “Ohh wow, Beethoven es como música punk para mi.” Así. Naturalmente, estaba dando vueltas solo. Quizá no pueda leer partituras de música, pero puedo escribirlas.

Biz: Hablando de diferentes energías, diferentes sonidos y diferentes culturas. ¿Consideras que todo se conecta con la música? ¿Hay apertura a la misma?

Takaakira: Sí, totalmente. En todo el mundo. Hay gente muy agradable en todos lados y nosotros somos muy afortunados. Ahora sentimos que la música es como un puente. Un puente para conocernos los unos a los otros. Es increíble pero la música es como nuestro lenguaje internacional. Hay cosas que nos conectan. La música es una de ellas. Es algo que nos permite encontrarnos y también conocernos más y más…

Biz: ¿Cuál es el lugar más hermoso en dónde ha tocado Mono?

Takaakira: Quizá aquí. Este lugar [el Polyforum Siqueiros] es hermoso. Es un lugar muy loco con una gran atmósfera. También tocamos con orquesta hace poco en Nueva York y nos llevaron a una iglesia, una iglesia muy grande… Fue algo increíble.

Biz: ¿Cuál es el lugar más horrendo en dónde ha tocado Mono?

Takaakira: [Risas] ¿Tal vez el CBGB’s en Nueva York?

Biz: ¡¿En serio?!

Takaakira: Sé que es un lugar legendario pero… ¡Bah! Es sólo un venue más. No es de los lugares que más nos haya interesado. [Risas]

Biz: ¿Nos podrías mencionar algunas bandas de la escena japonesa o de otros lados? Grupos que consideres importantes y significativos.

Takaakira: Envy. Envy. Envy. Son grandes amigos de nosotros, allá en Japón. Al igual que World End’s Girlfriend. Son gente muy talentosa. Explosions in the Sky, con quién también tenemos muy buena relación y hemos compartido escenarios de todo tipo, como por ejemplo el Festival All Tomorrow’s Parties. De hecho, antes de venir aquí, estuvimos pasando tiempo con ellos en Austin. Ellos nos llevaron al aeropuerto.

Biz: Y de músicos de todos los tiempos, ya sea del pasado, presente o futuro. Alguien no necesariamente japonés pero que sea trascendente para ti.

Takaakira: Yo creo que tendría que ser Steve Albini. Es mi héroe. Tiene como cinco o seis años que hicimos buena amistad con él y siempre nos graba. Steve es una especie de rey del movimiento independiente. Es increíblemente bueno, muy inteligente y una muy buena persona. Lo amamos mucho.

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

Afterpop © 2014 All Rights Reserved