Rioux: Sueños al servicio de algo mayor


Erin Rioux
nació en los suburbios de Detroit, y como muchos de nosotros viajó a Nueva York con un sueño, alguna idea utópica y transformadora en la mente. Cuatro años después de su arrivo, el artista/productor/multi-instrumentalista ha lanzado ya el álbum y experimento audiovisual Everything You Need Is Right Here (2010), una colaboración con el videoasta Josh Cabrido que consiste en 10 canciones acompañadas por videos originales y “sampleados”, editados siempre a las condiciones de la música: pequeños momentos de la naturaleza, paisajes urbanos y texturas psicodélicas, eventos mundiales, simples formas con filtros.

Actualmente se encuentra trabajando en el debut de su nuevo proyecto: Top Dreams, una banda con el vocalista y cineasta Thurmon Green, originario de Los Angeles. Hace unos días, lo invité a que me contara  para afterpop sobre sus proyectos,  e inevitablemente terminamos improvisando una especie de beat minimalista con marimbas. En presencia de Rioux, es imposible no estar inspirado a hacer arte, a moverse.

 Parches: ¿Cuál fue tu impulso para venir a Nueva York?

 Rioux: Podría haber tenido una vida modesta y desinteresada, o podía tomar estos cuatro años para mí, para probar mis propios límites y ver qué podía lograr. Por cientos de años, la gente con sueños a venido a esta ciudad, y por eso estoy aquí. Más que la ciudad, lo que me atrae es la gente. Estoy enamorado de las personas que he conocido.

P: ¿Cómo influyeron esas personas en los proyectos que ya tenías?

R: Quería hacer un show, yo solo, con muchos instrumentos. Y luego conocí a Josh y empezamos a colaborar, hasta que tuvimos la idea de volverlo un espectáculo multimedia, pero de pronto muchos artistas aquí empezaron a hacer eso. Como si todos hubiéramos tenido la idea al mismo tiempo. La experiencia sinestética es muy gratificante porque fácilmente puede trascender fronteras, pero la única razón por la que lo hago, es que tiene que ser intencional. Veo muchos actos donde sólo lo meten a la fuerza, como algo adicional a la música. ‘Es el 2011, necesitamos visuales!’ Pero entonces se vuelve una distracción. 

P: Sobredosis de información. Parte de nuestra condición actual.

 R: Sí, y eso es algo que Josh definitivamente trajo a la mesa. Él es un producto del internet, creció con eso. Tiene esta cualidad, la estética del déficit de atención. Puede manejarlo y dirigirlo. Pero por el otro lado, ya empezamos a ver una reacción contraria. Una nueva tendencia hacia lo minimal, lo disperso. Una contención completamente conciente. Eso es algo que nos llama la atención ahora. ‘Wow, no está pasando nada!’

P: James Blake.

R: Sí, o Lil Wayne.

P: ¿Puedes hablarnos de tus influencias?

R: Siempre me ha gustado la idea del productor como auteur. Brian Wilson, Brian Eno. Muchos Brians.

P: ¿Brian Burton?

R: Sí. También me gusta mucho The xx. Creo que Jamie xx tiene una carrera muy interesante, brincando de proyecto en proyecto, ahora está trabajando con Drake. Es un buen jugador en el mundo del pop, lo tomo como modelo. Creativamente, es refrescante ese tipo de movimiento, te permite un sampleo más complejo. Es como comer la misma comida todos los días, se vuelve tedioso. Participar en distintos proyecto me permite apuntar mi arte en diferentes direcciones. Cuando trabajo como Rioux, es algo muy instintivo, sólo soy yo. Pero cuando soy el productor, me pongo al servicio de algo más grande. Es una experiencia humilde. También es muy inteligente en cuanto a la industria, exponerte en tantos diferentes niveles es una buena elección de negocios. El paradigma indie tiene muchas limitaciones, no quiero tener que estar sacando un álbum cada año. Pero en el fondo soy un artista, me gustan cosas como The Knife, Joy Division y New Order. Talking Heads, por nombrar algunos.

P: Mencionas muchos artistas con el sonido de una época específica. ¿Hay algo que te atraiga a esa era?

R: En realidad intento vivir en el momento. No me da esa nostalgia por los 80s. No me quisiera asociar demasiado con estas épocas, pero hay algo en esos discos que tiene una cualidad atemporal. Puede haber una diferencia cronológica, pero es algo que trasciende la idea de la música. Se trata de alguien que está en un camino interesante en su vida, explorando y aventurándose como ser humano. Alguien que está dedicado a vivir una mejor vida siempre va a hacer música interesante.

 P: La ética como fundamental de la estética. ¿Puedes entonces compartirnos un poco de tu propia filosofía creativa?

R: Siento que mi inspiración viene de un sentido de asombro, un estado constante de perplejidad. La curiosidad es maravillosa. Involucra cierta aceptación de incertidumbre, porque tienes que entrar a cada proyecto sin estándares. No me refiero a la calidad. Más bien, si empiezas buscando algo definido corres el riesgo de perder la posibilidad de algo mucho mejor, algo sublime. Hay que tratar de estar despierto, todo el tiempo.

P: Hacer sueños despierto. ¿Puede decirnos de dónde salió Top Dreams?

R: Thurmon y yo pasamos cuatro meses en Berlin con la escuela. La ciudad tiene una cualidad tétrica, como embrujada. Si no crees en fantasmas, deberías ir a Berlin y ver qué piensas. Es pesado, hay una especie de profundidad a cada momento. Esperando el metro, se siente muy real. Y al mismo tiempo existe esta energía completamente hedonista de la cultura nocturna. Siendo DJ en un club, puedes hacer a la gente pasar una noche increíble, y ni siquiera se dan cuenta. Es la misma idea de ponerte al servicio de algo más grande. Todo eso está en el ADN de Top Dreams.

P: ¿Cómo se relaciona con lo que estabas haciendo antes?

R: Es la evolución de la música que había estado haciendo como una one-man band, orientada hacia el mundo psicodélico-electrónico. Pero el concepto se eleva con el formato de duo porque me permite soltar el rol de protagonista, mientras controlo el aspecto musical. Eso le permite a Thurmon ser completamente expresivo, es un excelente intérprete. Es la manifestación en vivo de un fenómeno que ha dominado la música pop por años. Piensa en parejas como M.I.A. y Diplo. Productor y vocalista, pero por alguna razón no se ha transplantado al escenario. En lugar de eso, tienes esta basura de karaoke. Pero este es un verdadero show musical en vivo. Ofrece el aspecto emocional subliminal de la interpretación orgánica, y la conexión humana directa del performance.

Puedes visitar a Rioux en: http://riouxnyc.com/ y el de Top Dreams, banda de Rioux, aquí: http://topdreamsmusic.com/

Como una exclusiva para afterpop, Rioux nos regala una canción exclusiva de su proyecto Top Dreams.