Mixtape y entrevista con Federico Crespo

Conocí personalmente a Federico Crespo el año pasado en el Felina -un pequeño lugar en las orillas de la Colonia Condesa en el que es difícil decidir qué es lo mejor: los tragos, la música o el papel tapiz, un “bar de barrio” como le dicen sus dueños. Hugo Durán -productor, dj y label boss-  llegó una noche al bar con él. En el terreno de lo musical, pocas veces he visto a Hugo Kong, como lo conocen algunos, entusiasmado con algo o alguien, Hugo es un tipo difícil de complacer. Y sin embargo en esa ocasión no paraba de hablar casi eufóricamente del trabajo de Federico y de recomendármelo a mí y a quien se parara enfrente, desde entonces Crespo me platicó que publicaría su material en Static Discos. La noche bien pudo haber caído en el olvido de no ser esa suma de detalles: un productor salido -para mí- de la nada, recomendado por Durán y próximo a incorporarse a las filas de un sello caracterizado por su catálogo depurado.

Con el pasar de los meses, las cuentas de last.fm de algunos amigos delataban que éstos ya habían tenido acceso a varios de los tracks de Crespo. Como buen hijo de vecino, no me quedó más que esperar a que Static lanzara el EP1 de Federico para, por fin, escuchar esos tracks de los que con tanta anticipación me habían hablado. Para un casi pesimista, a veces es mejor no saber nada de algo por venir. Evitas cierta ansiedad y no alimentas tus expectativas tanto como para que al reventar lo hagan con un sonido estrepitosamente desagradable:  el sonido de la desilusión y la pérdida silenciosa de tiempo -en espera. Sin embargo, las posibilidades estaban a favor de Crespo. En corto, llegaron después los tracks “cinco” “seis” “siete” “ocho” y “nueve” agrupados en el EP2, ambos, están para descarga gratuita en Static.

Lo más inteligente que se me ocurre decir al respecto de los dos eps de Crespo es: bájalos. Comprueba por ti mismo cómo Crespo delimita con su sonido una pista de baile elegante e inteligente. Si en términos generales el término “minimal” se ha vuelto sinónimo de un tendencioso sonido claustrofóbico, para Crespo representa la idea de una estructura básica en donde aún caben lo sexy y lo cadencioso. Techno/House listos para integrarse ágilmente en un buen set post balearic. Una aire controlado de urgencia por la nostalgia recorre varios de los tracks, los cuales siempre guardan un tono de mesura que les da su carácter propio . ¿Los mejores momentos? los tracks dos -¿es eso un vibráfono?,  tres -con sus retorcidos decorados tecnoides, y seis -por sus rasgueos de guitarra en la playa.

Gracias a Federico por este mixtape, y por su música.

Crespo según Crespo
Hay algo de evolución natural y algo de necedad en hacer música. De niño me gustaba escuchar. Comencé a tocar en algunas bandas durante la adolescencia y ahora me encuentro aquí. En realidad no sé que más estaría haciendo si no fuese esto.
Static representa bastante para mí en el sentido de que fueron ellos a quienes se les ocurrió editar mi música. Yo no había pensado en ese lado del proceso creativo hasta que ellos me lo propusieron. He aprendido mucho a través de Static y la gente que conforma el sello. Estoy agradecido.
Lo que he publicado hasta ahora ha sido quizás más una asimilación de varias influencias que una búsqueda concreta de  identidad sonora. Los primeros géneros electrónicos con los que comencé a familiarizarme fueron el House y en cierta medida el Techno. Así que algo de eso hay, no en términos estructurales, sino más en la concepción estética del proyecto. Por el lado de las bandas, yo vengo de una tradición de ¨rock indie suave¨ así que para evitar caer en lo mismo comencé mi proyecto solista desde un punto que me parecía complementario a lo que conocía

Share and Enjoy