ENTREVISTA: MUTI RANDOLPH, TRAS LA SINESTESIA

Hace algunos lustros, el brasileño Muti Randolph estuvo muy interesado en la biología, cuando todavía ni se imaginaba que la luz, el sonido y el espacio iban a transformarse en sus herramientas de trabajo. Luego cayó en sus manos, allá por principios de los 80, una macintosh que lo abrió a un mundo de posibilidades visuales, lo volvió adicto a los videojuegos y terminó convirtiéndolo en pionero en su país en la utilización de computadoras para la creación de artes visuales.

Hoy, tras dos décadas de concentrarse en la producción de imágenes digitales, Muti se ha vuelto una referencia cuando se habla de arquitectura de ambientes, lo mismo para pasarelas, galerías o empresas trasnacionales, que para fiestas underground.

Uno de sus proyectos más recientes fue una instalación para la carpa electrónica del festival Coachella. Titulada Mirage, la pieza estaba inspirada en sus creaciones para el club D-Edge, de São Paulo; cubría el escenario y se extendía por encima del público y, con sus visuales bailando al ritmo de la música, seguramente impidió a más de tres caer en la tentación de bailar con los ojos cerrados.

En dos de las noches de Sony Mutek Mx (Nocturno 2, en El Plaza Condesa, y Nocturno 3, en el Casino Metropolitano), atestiguaremos el arte de Muti Randolph conviviendo en sincronía con la música, sin duda una actividad en la que se ha convertido en experto.

En entrevista para Afterpop, Muti dice que una buena manera de referirse a él es la de junkie de la tecnología, aunque hoy sus preocupaciones han ido diversificándose.

“Soy adicto a la tecnología desde que era niño. Todo comenzó con el pong y el atari, en los setenta. Hoy estoy más enganchado a las ideas y a los sueños que a la tecnología, pero todavía me inspira y me ayuda a conseguir cosas.

“Trato de mantenerme informado de lo último en hardware y en software que puedan ayudarme a llegar a donde quiero”.

JP: ¿Cómo te involucraste en esa especie de arquitectura interactiva?

MR: Al principio, hacía más diseño gráfico e ilustraciones. Mis ilustraciones ya eran en 3D. Pero sólo virtualmente. Cuando comencé a diseñar sets y espacios, era como un sueño poder entrar en mis ilustraciones. Pero eran demasiado estáticas. Luego, con la ayuda de proyectores y LEDs pude conseguir interiores dinámicos y espacios sensibles.

JP:  Cuéntame sobre la pieza que vamos a ver en Sony Mutek Mx.

MR:   Estaré usando la última versión de mi software que usa información del audio en vivo para generar animaciones en tiempo real. La idea es visualizar música de una manera sencilla y directa, para trasladar sonidos a imágenes. Yo sólo estoy haciendo el software, el contenido. El hardware fue diseñado por Tupac Martir, quien me invitó.

 JP ¿Ves tu trabajo relacionado de alguna manera con la psicodelia?

MR:  Hay ciertas sustancias psicotrópicas que mezclan procesos mentales provocando una experiencia sinestésica, en la que el oído y la vista se confunden, de manera que, por ejemplo, uno puede escuchar la luz y ver la música. Yo trato de alcanzar un estado similar con la tecnología computarizada.

 JP: ¿Y tu trabajo está estimulado por los sicodélicos?

MR: En realidad no. Está estimulado por la curiosidad, el trabajo intenso y la electricidad.

 JP: ¿Cómo se dio tu relación con Mutek?

MR: Tupac Martir, a quien conocí en abril en Coachella, me invitó.

JP: ¿Cuál es el principal reto de trabajar con espacios, sonidos y luces?

MR: El delay. Si se percibe un delay, todo está arruinado. Siempre hay una dura negociación entre la ejecución y la complejidad.

JP ¿Cuál es la vida que deseas para una de tus instalaciones?

MR: Que sean permanentes.

JP: En un árbol genealógico imaginario, ¿con qué otros artistas compartiría rama Muti Randolph?

MR: Vienen a mi cabeza Jesús Soto, Dan Flavin y Olafur Eliasson.

Afterpop © 2014 All Rights Reserved